Opinión

Un millón cada mañana

Un avaro que quería siempre más y más dinero, una noche mientras contaba sus monedas y billetes se le apareció un genio que le dijo: “Tus deseos serán cumplidos. Todos los días tendrás un millón de pesos, pero con una condición”.

El hombre, medio atontado por la noticia, ni preguntó cuál sería la condición; enseguida dijo que aceptaba.

El continuó: Recibirás todas las mañanas esa cantidad con la condición de que hayas gastado todo al terminar el día. Al llegar la media noche, si te ha sobrado un centavo, morirás.

Al principio todo marchó bien, compraba muebles, ropa, carros, aparatos eléctricos, tierras, las novedades que aparecían.

El dinero se agotaba enseguida. Con el correr del tiempo, la tarea se fue poniendo difícil. Si jugaba a la lotería ganaba, sus propiedades le rendían grandes cantidades, lo del banco se multiplicada, no había nada que él no hubiera comprado.

Llegó el día en que no consiguió deshacerse de la cantidad que había recibido por la mañana, apareció el genio, carcajeándose sarcásticamente y escribió su sentencia de muerte. 

El hombre se excusó, dio explicaciones: “Pero yo recurrí a todos los medios para gastar ese maldito dinero”.

Solamente te faltó aplica un medio, el mejor de todos: Te faltó emplear esa fortuna a favor de los pobres. Si así lo hubieses hecho, te hubieras salvado.

Que importante es recordar siempre que los bienes que tenemos no son nuestros, sino que Dios nos los presta para que compartan con los demás.

Categorías:Opinión

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s