Opinión

Por la vida y la familia

Hay una guerra sin cuartel entre dos visiones del mundo. Una, la de aquellos que quieren que disminuya la población a costa de lo que sea, para establecer un nuevo orden y manejar al mundo desde un gobierno central único. Y la otra, la de quienes se oponen.

La primera intenta destruir a la familia para evitar que sigan naciendo bebés y así detener el crecimiento de la población; promueve el aborto para asesinar a los que ya fueron concebidos; impulsa el feminismo para que las mujeres odien a los hombres; financia y acelera a los colectivos LGBTTT con el mismo fin, para tratar de que sean cada vez más los homosexuales y lesbianas, que al repudiar al sexo opuesto no se puedan reproducir; y recientemente promueve y defiende el matrimonio entre personas del mismo sexo para eso, para que no nazcan más bebés. Y finalmente está promoviendo también la eutanasia, es decir, ayudarle a morir al que esté enfermo para que haya uno menos en este mundo.

Para éstos no existe Dios, el hombre es el centro del universo y como dijo la filósofa de la tortillería: No hay más allá. En realidad quiso decir que se había terminado la masa: “No hay masa ya”, pero se entendió como que todo termina con la muerte. De ahí que no les importe asesinar a inocentes en el vientre de su madre, y que promuevan darle gusto al cuerpo como en las ciudades bíblicas de Sodoma y Gomorra, donde hasta a los ángeles que envió Dios les querían dar pa´ sus chescos… Hombres con hombres, mujeres con mujeres, adultos con niños, humanos con animales, todo lo que les cause placer, al fin que no hay masa ya.

Para los oponentes, entre los que me cuento, existe un Ser Supremo Creador del Universo, que es todo poderoso y justo y por lo tanto no nos puede tratar igual a los asesinos que decapitan y descuartizan a sus semejantes, y a mí que trato de no hacerle mal a nadie. Para éstos, para quienes tenemos esta visión del mundo, importa la vida, la familia, el matrimonio, los hijos, el respeto, y todos los valores que nos enseñaron desde pequeños y los demás que fuimos aprendiendo con el tiempo. Y estamos en contra de todo lo que defiende la otra parte: el aborto, el mal llamado “matrimonio” entre personas del mismo sexo y en general de la Ideología de Género.

Quiero pensar que esta guerra no es más que la continuación de la eterna lucha entre el bien y el mal, que comenzó antes de que existiera la humanidad. Según el Apocalipsis, en el cielo, cuando el ángel Luzbel se rebeló contra Dios, quiso ser como Él y el arcángel Miguel lo combatió y lo venció arrojándolo al infierno, donde se convirtió en Satanás o Diablo, llamado también Lucifer. Luego vino la creación de la humanidad -según la Biblia- y la lucha continuó: Caín, hijo de Samael (uno de los ángeles del Ejército derrotado de Lucifer) y de Eva -según la Leyenda del Templo de los masones- dio muerte a Abel, hijo de Adán y Eva según la Biblia (aunque ésta dice que los dos eran hijos de Adán y Eva). Dios se enojó mucho con Caín por esto y lo castigó condenándolo a vivir errante por toda la eternidad. De éste (Caín, hijo de Samael, embajador de Satanás en la tierra) desciende toda la maldad de los seres humanos, aunque los masones se sienten orgullosos de ser sus descendientes y se llaman a sí mismos Tubal-Caín o Hijos de la Viuda.

Eso dice, por lo menos, la Leyenda del Templo. Lo cito sólo para afirmar la idea de que hay una guerra entre los buenos y los malos desde que el mundo es mundo. Y ahí están en la Biblia numerosos pasajes que hablan de esto, desde el Antiguo al Nuevo Testamento: cómo fue rechazado Abraham en Egipto y en Canán, cómo fue a dar su sobrino Lot a Sodoma donde todos eran unos pervertidos, cómo agandalló Jacob a Esaú (hijos de Isaac y nietos de Abraham) engañándolo con un plato de lentejas, cómo se pusieron de acuerdo los 11 hijos de Jacob para vender a su hermano José a unos mercaderes que lo llevaron a Egipto, cómo pelearon durante años los israelitas (descendientes de los doce hijos de Jacob, que dieron lugar a las 12 tribus de Israel) contra el ejército del Faraón, cómo les dio Dios las Tablas de la Ley a través de Moisés y cuando bajó éste de la montaña ya estaban adorando a un becerro de oro… Siempre el bien contra el mal, en el Nuevo Testamento Satanás tentando a Jesús, la turba azuzada por los fariseos exigiendo que lo crucificaran, siempre la creación de Dios, contra los descendientes de Lucifer. 

Lo de ahora es lo mismo de siempre, creo. Siempre ha habido ladrones, asesinos, pervertidos…  Aunque ahora parece haber más que nunca, parecería que el mal le ha ganado terreno al bien, que Satanás gobierna sobre la tierra. Hace sólo 3 días en Oaxaca se aprobó la legalización del aborto, para poder asesinar a inocentes indefensos con todas las de la ley. Las feminazis, hembristas (como los machistas) más que feministas,  estaban felices, eufóricas y festejaban; los padres de familia, tristes, muy enojados, maldecían. Algunos dijeron que votaron por Morena, pero que  no esperaban que los diputados de Morena estuvieran contra la vida, que ya se las pagará este partido en 2021.

Una mujer llegó con el ginecólogo y le dijo: “Doctor tengo un problema muy grave y necesito que me ayude, el hijo que traigo en brazos apenas va a cumplir un año y ya estoy embarazada de otro, no voy a poder con los dos, necesito que me practique un aborto”. Te tengo otra solución más fácil y menos riesgosa -le contestó el médico-, matemos mejor al que traes en brazos, así descansas unos meses mientras nace el otro y tienes un parto normal, sin problemas. “¡Noooo! cómo voy a matar a mi bebé -contestó la mujer”. Es lo mismo -le dijo el médico-, lo mismo da asesinar a uno que a otro, sólo tienes que escoger a cuál de los dos. La mujer comprendió y se fue resignada a tener a su nuevo bebé y a lidiar con los dos.

Así como hay quien quiere destruir la vida, la familia y el matrimonio, hay quiénes se oponen a eso. Así como los colectivos LGBTT organizan marchas del orgullo gay, las hembristas exigen su derecho a decidir sobre su cuerpo y a dar muerte a un inocente que aún no nace (qué paradoja, quienes están a favor del aborto, nacieron), y los promotores de la Ideología de Género exigen su derecho a cambiar de sexo y a que se casen hombre con hombre y mujer con mujer; así hay también padres de familia, muchos, que marchan a favor de la vida, de la familia y del matrimonio, exigiendo a los legisladores que no aprueben leyes que atenten contra la vida, la familia y el matrimonio.

El sábado pasado (21 de septiembre) hubo varias marchas contra el aborto y en defensa de la familia en diferentes ciudades del país. Nos enteramos de las más cercanas, una en Tepatitlán que reunió, creo yo, a más de 2 mil tepatitlenses, y otra en Guadalajara en la que participaron unas 250 mil personas.

Curiosamente, cuando me dirigía a observar la marcha en Tepatitlán, un amigo que me llevaba en su carro y me dejaría en la Alameda dijo: “son puros panistas”. Y días después, al comentar las fotos y video que publiqué en el Facebook, otro amigo escribió: “Se nota que ya comenzaron las precampañas electorales”.

A ese grado estamos envenenados por la política de partidos, hasta llegar a creer que todo tiene que ver con los partidos políticos, cuando en realidad cualquiera sabe que todos los partidos, TODOS, nos tienen ya hasta la madre a los ciudadanos y que no creemos en ninguno.

No les cabe en la cabeza que la gente se interese por su familia, por sus hijos, por el matrimonio, por la vida; si la gente marcha en defensa de todo esto, son panistas y ya están en campaña.

Por eso está nuestro país como se encuentra, porque no vemos más allá de nuestras narices. Todo es política (de mierda, para darles un motivo a mis críticos), todo son colores, todo es grilla, todo es PRI, PAN, Morena, MC. No hay nada más qué defender ni por qué luchar, no hay nada más importante ni más trascendente que el hueso, el poder, el placer, el aquí y el ahora. Qué jodidos estamos…

Anuncios

Categorías:Opinión

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s