Opinión

¿Qué culpa?

Por Faby G. Ontiveros

La semana pasada les iba a escribir, porque para variar estaba indignada con una nota que leí, pero ya no me dio tiempo.

La nota a grandes rasgos era sobre una muchacha que fue a una fiesta y la drogaron y la violaron, pero cuando despertó sola en un cuarto estaba vestida, entonces no supo qué había pasado. Quedó embarazada, pero se dio cuenta muy tarde y no la dejaron abortar, así que con el apoyo de sus papás se la rifó con el bebé que no tiene la culpa, pero todos los planes que tenía para su vida se vieron interrumpidos.

Mi indignación mayor venía de los comentarios que la culpaban por todo. Que porque estaba en una fiesta, que porque no se cuida de sus amistades, que cómo va a ser que no se haya dado cuenta que estaba embarazada, que las mujeres siempre saben cuando algo así ha pasado en sus cuerpos, la culparon también de las posibles envidias que sus compañeros le tuvieran por ser una buena estudiante, y hasta a los papás les echaron el caballo encima por sobre protegerla.

Para empezar la chava era virgen y pensó que se había quedado dormida por las cervezas, nunca se imaginó que la habían violado, porque recordemos que despertó completamente vestida, así que en su cabeza si nunca había tenido relaciones con nadie no tenía por qué sospechar que estaba embarazada. Las mujeres ya lo saben, pero a lo mejor esto es una sorpresa para varios: hay miles de mujeres con periodos irregulares, que pasan meses sin menstruar, y aunque no necesariamente es normal, sí es común, si la muchacha tenía periodos irregulares también para ella podía ser normal no menstruar durante varios meses seguidos.

Pero bueno, pasó. Semana nueva, noticias nuevas. Apenas se me estaba calmando la indignación por ese caso cuando esta semana sale el de la menor que la violaron 4 pinches policías en Azcapotzalco.

Mi papá me dijo una vez que antes de escribir sobre un tema que me dé mucho coraje me tenía que sobar el hígado… y pues ya me lo sobé pero sigo encabronada, perdón por el francés, (bueno, no, si ya saben cómo soy para qué me invitan).

Otra vez los comentarios de esa basura que se hace llamar gente: que por qué estaba sola en la madrugada (estaba a dos cuadras de su casa, a punto de llegar) que qué conveniente, que seguro ni era cierto, que a lo mejor le hicieron de todo en donde andaba y les quiso cargar el muertito a los policías (santas palomitas), que qué mentiras, si los policías tienen prohibido ir de a cuatro en una sola patrulla, (¡ajá!) y que básicamente ella tiene la culpa de todo, aunque intentó huir y hasta tocar en una casa desconocida para pedir ayuda, pero nada fue suficiente para los animales que se supone que están para cuidar a la ciudadanía pero se turnaron para violarla. Encima esa porquería de policías podrían quedar libres. ¡Imagínense nomás! No tengo ni siquiera palabras para describir lo que sentí cuando leí este caso, una mezcla entre “chingada madre” y “ya que nos caiga un meteorito para que nos pase como a los dinosaurios”. La completa desesperanza de que esta raza no tiene remedio.

Recuerdo una vez cuando estaba en la prepa e iba caminando a la escuela a las 7 de la mañana con mi mochila y mi cuerpecito de adolescente, un ciclista pasó al lado mío y me agarró una nalga por la calle Manuel Doblado. Me agarró tan fuerte que él, que iba en bici, me hizo caminar más rápido con el impulso, como cuando te empujan. Yo me quedé paralizada y él se fue carcajeando. Tenía 15 años.

En otra ocasión cuando volvía a casa de la universidad iba en el camión del lado de la ventana y un muchacho se sentó al lado mío, yo traía audífonos y de pronto empecé a sentir un hormigueo en la pierna, el idiota, que tampoco pasaba de 20 años, me estaba “acariciando” la pierna, yo traía puesto un pantalón de mezclilla. Lo fulminé con la mirada y se detuvo, pero me entró pánico y no supe qué más hacer. En cuanto volví a mirar hacia la calle volví a sentir el hormigueo y ahora además de estarme tocando a mí se estaba tocando a sí mismo. Recuerdo haberle dicho “¡Ya, pendejo! Déjame salir”, y me bajé del camión como 10 cuadras antes de mi casa temblando y llorando.

No uso ropa provocativa y procuro no estar sola en la calle, y cuando no lo puedo evitar camino mirando al piso cubriéndome el cuerpo con la bolsa, un suéter, una botella de agua o lo que sea que pueda cargar en las manos para hacer barrera, como si tratando de hacerme menos visible me hiciera menos vulnerable. Me han tocado varios sustos e incomodidades así, pero por suerte nunca me ha pasado algo tan grave como a estas dos mujeres de las que les hablé.

¿Fue mi culpa que me tocaran por ir caminando sola a la escuela?

¿Fue mi culpa que me tocaran por ir sentada en el camión regresando a casa?

¿Qué ropa traía? ¿Cómo estaba caminando? ¿Qué cosa de mí les dijo a los pendejos esos que se tomaran la libertad de poner sus mugrientas manos sobre mí?

Yo no tuve la culpa, iba caminando normal, con ropa normal, me han dicho estupideces hasta con la ropa más floja, la del problema no soy yo, sino ellos. Ese ciclista, ese joven, esos tipos en la fiesta, esos policías, todos esos hombres que se sienten con derecho de tomar lo que no es suyo sin preguntar.

Veo tantas publicaciones en Facebook de intentos de secuestro, o de infinidad de cosas malas que les pueden pasar a las mujeres cuando están viviendo sus vidas normales y en un segundo todo puede cambiar. 

Me dan coraje esos consejos de que nos cuidemos mucho y tomemos todas las precauciones cuando son ellos quienes están mal, pero qué más podemos hacer.

Está bien, nos cuidamos, pero si aun tomando todas las precauciones nos pasa algo, no nos echen la culpa, no jodan.

Anuncios

Categorías:Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s