Opinión

¿Por qué se drogan los estudiantes?

Aunque la rebeldía es una de las etapas o de las manifestaciones de la adolescencia y de la juventud; ese proceso puede derivar, o no, en el uso de drogas como una expresión de inconformidad, de revolución, de irreverencia.

 La agrupación estudiantil más grande dentro de la Universidad de Guadalajara, a su vez la más grande comunidad estudiantil de Jalisco, ha reconocido que uno de cada 3 de los alumnos consume o ha consumido drogas.

 Con ello se rompe el paradigma de que los drogadictos son gente que no tiene educación o que son pobres. Por lo menos en décadas anteriores, eso nos dijeron o eso decíamos.

 Con la estadística de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) dada a conocer hace unos días, -justo cuando salieron de vacaciones los alumnos-; no podemos imaginar la magnitud del problema de adicciones que tenemos en Jalisco, incluidos los pueblos de Los Altos.

 Esa estadística es preocupante en sí misma, ahora pongamos ese dato sobre el resto de la población.

 Suponer que un joven se droga por frustración tras no encontrar trabajo, no tener opciones o no ser escuchados o atendidos, es una buena teoría para análisis sociográfico.

 Ahora: ¿por qué se drogaría un joven -ella o él- que accedió a una escuela, que no le cuesta, donde adquiere conocimientos que le ayudarán a resolver problemas con los cuales encontrará un empleo, que le dará economía y le permitirá comprar su casa, viajar, tener la ropa que desea, con la tecnología suficiente?

 Si al ingresar a la escuela preparatoria o a la universidad están logrando una meta enorme en sus vidas, frente a una inmensidad de jóvenes que no lo logran, ¿cuál es la causa que motiva la drogadicción? ¿Ya no se drogan por frustración?, ¿estudiar licenciatura ya no es una meta?, ¿les frustra más estudiar y no tener dinero u oportunidades y recurren a la droga?, ¿Las campañas públicas para evitar las drogas les ha traído, por el contrario, mayor información sobre su uso?, ¿Usar drogas les libera?, ¿Usar drogas les provoca satisfacción que no encuentran en su familia, entre sus amigos, en el estudio?

 El paradigma suena retador.

 Hace años suponíamos que los jóvenes serían libres de drogas al tener opciones educativas, por eso se trajeron el campus de la UdeG a Lagos y a Tepa. ¿en qué fallamos? No pudimos evitar que los jóvenes se droguen, ni los que tienen opción de estudiar. ¿Es el acceso a la formación poca cosa para un joven en la actualidad?, ¿Al entrar a un plantel educativo, los jóvenes encuentran información y acceso a las drogas, o se drogan fuera de la escuela?

 Tras la estadística presentada por la FEU hace unos días en Guadalajara, nos brotaron muchas dudas. Muchas que no hemos podido entender. Y otras que, por miedo a la realidad, no vamos a querer atender.

 ¿Qué vamos a hacer cuando drogarse en Los Altos de Jalisco sea una actividad tan normal, como acudir al cine, como ir al bar, como ir a la escuela?

Anuncios

Categorías:Opinión

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s