La carretera bajo la roca

Entonces se escondió y miró para ver si alguien quitaba la tremenda roca.

Algunos de los comerciantes más adinerados del rey y cortesanos vinieron y simplemente le dieron una vuelta.

Muchos culparon al rey de no mantener los caminos despejados, pero ninguno hizo algo para sacar la piedra grande del camino.

Entonces un campesino vino y llevaba una carga de verduras. Al aproximarse a la roca el campesino puso su carga en el piso y trató de mover la roca a un lado del camino. Después de empujar y fatigarse mucho lo logró.

Mientras recogía su carga de vegetales el notó una cartera en el piso, justo donde había estado la roca. La cartera contenía muchas monedas de oro y una nota del mismo rey indicando que el oro era para la persona que removiera la piedra del camino.

El campesino aprendió lo que los otros nunca entendieron. Cada obstáculo presenta una oportunidad para mejorar la condición de uno.

Nos parecemos a los comerciantes y cortesanos cuando no enfrentamos los problemas, sino que culpamos a las otras personas y nos sacudimos las manos sin hacer nada por remediar las dificultades que con frecuencia se pueden presentar a lo largo de nuestra vida. 

En cambio podemos parecernos al campesino de las verduras si tomamos cartas en el asunto y nos decidimos a remediar con la ayuda de Dios lo que nos estorba, sobre todo en el camino que nos conduce al cielo, como pueden ser la diversidad de vicios que lejos de ayudarnos nos estorban mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s